Ben STANSALL / AFP 2018

Por Braulio Luna

El filme “Tres anuncios en las afueras” ganó este domingo cinco premios Bafta del cine británico, entre ellos el de mejor película, mejor guión y mejor actriz, en una ceremonia en la que el mexicano Guillermo del Toro se llevó el galardón de mejor director.

Tras los numerosos escándalos que convulsionaron la industria del cine en los últimos meses, las campañas contra los abusos sexuales #MeToo y Time’s Up recibieron varias muestras de apoyo durante la gala.

En ese contexto, fue todo un símbolo que el premio a la mejor actriz recayera en la estadounidense Frances McDormand, protagonista de “Tres anuncios en las afueras”.

En esa cinta del británico Martin McDonagh, McDormand encarna a una madre que lucha por obtener justicia tras el asesinato de su hija.

AFP PHOTO / Ben STANSALL 2018

“Me solidarizo con mis hermanas de lucha”, declaró la actriz tras recibir su recompensa, en referencia a las campañas #MeToo et “Time’s Up”.

“Esta película está a la vez llena de esperanza y de cólera”, dijo McDonagh. “Como lo hemos visto en los últimos tiempos, la cólera es a veces la única forma de hacerse oír y de obtener un cambio”.

La película fantástica “La forma del agua”, grandísima favorita con 12 nominaciones, se llevó tres premios, entre ellos el de mejor director para Guillermo del Toro y el de mejor música original para el francés Alexandre Desplat.

El realizador mexicano rindió homenaje a la “cultura inglesa”, que calificó de “fuente de inspiración”, y en particular a Charlie Chaplin y Stan Laurel, “que sabían hacer tanto con tan poco”.

AFP PHOTO / Ben STANSALL 2018

Gary Oldman recibió por primera vez el Bafta de mejor actor por su encarnación épica de Winston Churchill en “El instante más oscuro”, un papel por el que ya había logrado en enero un Globo de Oro, el galardón de la prensa extranjera en Hollywood.

El actor británico recordó al hombre de Estado en su discurso de agradecimiento. “En 1940, supo mantener los valores de honor, integridad y libertad para esta nación y el mundo”, dijo.

La película también ganó el premio al mejor maquillaje, en homenaje a la labor realizada para convertir a Oldman en un Churchill creíble, una operación que necesitó cuatro horas diarias de trabajo.

El director británico Ridley Scott recibió por su parte el Bafta honorífico por el conjunto de su carrera.

 

Con información de AFP Copyright 2018