Cuando hablamos de la industria del arte, los espectáculos y el entretenimiento, pocas veces pensamos en la forma en que esta se mantiene a flote y cómo es que ha crecido tanto, o bien cómo es que a pesar de los obstáculos y vicisitudes a las que se enfrentan artistas, promotores y productores; un circuito y un mercado que parecieran estar destinados a desaparecer (sobre todo en el ámbito cultural) se mantienen con vida, y es que poco o casi nada se habla de las ferias y los mercados, en este caso de la música, que sirven como plataforma y medio de contacto e intercambio entre creadores, programadores e inversionistas.

En ese sentido y aunque poco visibles para muchos, existe ya una cantidad importante tanto en América como en Europa, de espacios con esa vocación y a los que asiste una cantidad importante de personajes involucrados en el medio, así, encontramos casos como el Mercat de la Music en Barcelona, Womex, que cada año tiene una sede distinta en el viejo continente, Womad en Chile, las ruedas de negocios organizadas por el Instituto Distrital de Artes de Bogotá (Idartes) durante los Festivales al Parque, o bien FIMPRO en la ciudad de Guadalajara, solo por mencionar algunos y en los que conviven los grandes nombres y las vacas sagradas, con proyectos emergentes y nuevos actores.

Podríamos tratar caso por caso, pues cada uno de los foros antes mencionados tiene sus particularidades, sin embargo, ello nos llevaría un buen número de emisiones, por lo que nos enfocaremos al más cercano y que se desarrolla en el bajío: FIMPRO.

La Feria de la Música Profesional, a la que he tenido la dicha de asistir en dos ocasiones, nació hace tres años con la intención de crear una plataforma que permitiera y propiciara la promoción de proyectos, a la vez que fungiera como espacio comercial y punto de encuentro para realizar acuerdos y negocios entre creadores locales y programadores de eventos nacionales e internacionales; gracias a la colaboración entre la Universidad de Guadalajara y Sergio Arbeláez uno de los más importantes y activos promotores de la música en México y Colombia, además de las instituciones que año con año se suman a este esfuerzo.

De igual forma y tomando en cuenta que el tema de la profesionalización (algo en lo que hemos insistido en este espacio), es por demás importante, se ofrecen talleres en los cuales y a través de las voces autorizadas y experimentadas (podemos citar nombres como el de Tweety González, figura preponderante de la música argentina), se puede visualizar el estado que mantiene la industria, además de los retos y las nuevas perspectivas a las que se enfrenta quien decide involucrarse en el medio.

Aunque pareciera que la Feria es solo para especialistas, no es así; existen foros abiertos al público en los que se presentan agrupaciones de todas latitudes geográficas y sonoras y a los que el público en general tiene acceso y gracias a lo cual, propuestas que ni siquiera pasaban por la cabeza de muchos, existieran, se encuentran al alcance de quien decide detenerse a escuchar.

Para este año, del 24 al 26 de mayo, FIMPRO reunirá a una cantidad importante, como cada año, de profesionales de la música, entre talleristas, programadores y músicos provenientes de lugares como Canadá, Estados Unidos, España, Chile y Argentina, además del Estado de Nuevo León que será el invitado de honor.

Así que si ustedes, queridos lectores, tienen oportunidad, valdría la pena se dieran una vuelta por la tierra de las tortas ahogadas, el tequila y el mariachi, para disfrutar y ser testigos de todo esto que aquí les platicamos y así entender por qué quienes nos dedicamos a esto, seguimos creyendo que “el show debe continuar”.

José Antonio Martínez Ramírez “El H”