Según las investigaciones, el sacerdote asfixió al joven seminarista como parte de un juego conocido como “choking game“

Según la carpeta de investigación, el joven seminarista Leonardo Avendaño murió a causa de asfixia, debido a que jugaba con el sacerdote Francisco Javier, quien se encuentra en prisión preventiva después de asesinarlo en su propia casa, donde ambos iban a quedarse juntos.

La asfixia se dio en el marco de un “juego” y sin intención expresa de asesinarlo, pues el expediente, obtenido por el medio de comunicación La Silla Rota, indica que el cuerpo de Leonardo no tiene señales de violencia, además de las marcas de asfixia, ni de que haya intentado defenderse.

Cabe recordar que Avendaño, antes de su fallecimiento, dijo a un amigo que pasaría la noche en la casa del sacerdote, quien tenía algunas parejas masculinas, al menos tres, revelaron a los agentes de investigación, quienes agregaron que el hoy detenido practicaba este tipo de “juego” de asfixia con varias personas.

Según presuntos testimonios de hombres que se dijeron pareja del sacerdote, a todos les hacía la misma práctica, pero esta vez, se sobrepasó.

“CHOKING GAME”
El “Juego de la asfixia” es una búsqueda de emociones. Se trata de una actividad en la que la autoestrangulación o estrangulamiento por otra persona es usada para restringir, debido a una compresión vascular cervical, el oxígeno que fluye hacia el cerebro, induciendo un estado eufórico breve e intenso causado por la hipoxia cerebral.

Los jóvenes que se involucran en este comportamiento de riesgo describen una experiencia de placer, lo que viene a llamarse un “subidón”, antes de perder la conciencia. Cuando se recupera el flujo de sangre en el cerebro y se restaura la conciencia, además, parece producirse otro “subidón”.

Información las Plumas Libres y La Silla Rota.

Redacción QS.