Roberto Alvarado, jugador de Cruz Azul, reconoció que vivió en “carne propia” el “pacto de caballeros”

La COFECE investiga temas laborales en el futbol mexicano

 El volante de Cruz Azul Roberto Alvarado denunció el jueves haber sido víctima del ‘pacto de caballeros’ en sus inicios como jugador y elogió que el gobierno de México finalmente esté tomando medidas para erradicar la práctica en el fútbol mexicano

En México, existe una práctica no escrita que consiste en el pago que debe recibir un club por derechos de formación antes de permitir que un jugador pase a otro equipo. Ese mismo acuerdo impedía a un jugador que emigraba al extranjero el volver al país sin el consentimiento del club de procedencia.

En el caso de Alvarado, antes de llegar a Cruz Azul, el jugador de 20 años de edad militó en Necaxa, Pachuca y con el Celaya de la segunda división. Fue en Celaya donde vivió en carne propia esa práctica de los equipos mexicanos, y que actualmente está bajo la investigación de la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE).

“Tenía 15 años cuando me pasó y nadie se me acercó (a ayudarlo), por el pacto no pude cambiar de equipo y tuve que regresar a Celaya, a lo mejor me hizo bien porque ahí me fue bien y ya de ahí me fui a primera”, recordó Alvarado en una rueda de prensa. “Al final de cuentas son experiencias que quedan y vives”.

Aunque no se refiere en específico al ‘pacto de caballeros’, la COFECE anunció que está investigando prácticas monopólicas en los equipos de la máxima categoría en sus procesos de reclutamiento que impiden la movilidad de los empleados (jugadores) en el mercado laboral.

“Me ha tocado estar con compañeros que por el pacto de caballeros dejaron de jugar, lo he vivido también con otros y es bueno que se esté investigando para que se quite”, agregó Alvarado, quien recientemente debutó con la selección mayor. “A muchos les han truncado la carrera, esperemos que se quite”.

Aunque no se identificaron a clubes o personas bajo investigación, la COFECE dijo en un comunicado que sus indagatorias comenzaron el 29 de junio de 2018 y anunció sanciones de hasta 10 años en prisión.

Algunos clubes afirman que la práctica se usa para proteger sus intereses y que los jugadores se han beneficiado porque los sueldos son mejores que en otros países.

La Asociación Mexicana de Futbolistas Profesionales amagó con parar si no se erradicaba la práctica y los dirigentes de la liga acordaron ceder a las peticiones y crear mesas de trabajo para crear nuevas reglas de contratación que entrarán en vigor el próximo año.

“Ellos (los clubes) ven por sus intereses y entiendo que hay jugadores que cobran mucho sueldo y cada quien piensa diferente, pero a veces por cosas de ese tipo algunos jugadores se quedan sin jugar y por eso todos quieren que se quite para que nadie se quede sin jugar”, concluyó Roberto Alvarado, informó la agencia AFP.

 

Redacción QS