Un indigente se dedica a sustraer el alambre que impide el paso de migrantes en la frontera entre México y Estados Unidos

No cabe duda que la necesidad está por encima de la vergüenza, pues parte del alambre de púas que Donald Trump mandó colocar en la frontera con México, fue robado por un hombre para venderlo entre vecinos de Tijuana.

Según algunos testigos, un indigente sustrae el alambre de la frontera y después lo ofrece entre los propietarios de las casas en Tijuana, Baja California, ciudad que recientemente fue catalogada como las más violenta del mundo.

El indigente, que supuestamente realiza esta actividad, tiene de donde sustraer su materia prima para ofertarla entre los vecinos, comentaron los habitantes.

Ante este panorama, los habitantes de Tijuana protegen sus casas de los delincuentes con alambre de púas, como el que fue colocado a lo largo de la frontera que divide a Estados Unidos y México para impedir el paso de migrantes, reportó Televisa Tijuana.

Información de Televisa News.

Por José Leal