Foto: https://www.rafaeldejongh.com/vaporwave/

Le doy la bienvenida a esta que es la segunda parte de nuestra serie “Querido Lector: Un Mensaje Para la Bola de Chairos Ignorantes o Querido Lector: Un Mensaje Para la Bola de Fifis Ignorantes”. Si usted es nuevo aquí y está confundidisímo o enojadisímo lo invito a tranquilizarse destapar una chela, poner un poco de Selena y leer a continuación: Lo que usted acaba de vivir, es un típico caso de ese fenómeno quasi-palga que abruma los medios electrónicos hoy en día: el clickbait que busca dividir. Sí, así es, con ayuda del equipo de QSNoticias nos dimos a la tarea de engañarlo, proporcionando un mismo artículo con dos títulos sensacionalistas (aquí le dejo el link al otro por si gusta), pero no crea que esto fue una simple estrategia para conseguir engagement y vistas (aunque es una consecuencia que no nos moleta en lo mas mínimo), esta trampa la hicimos con un propósito en mente: el de unir.

Hoy vamos a hablar de que se pude hacer para detener el fenómeno de la division que hoy esta cada vez mas presente en todo el mundo, si usted quiere saber más al respecto de él lo invito a checar la primera parte de esta nota (link). Ahora sí, comenzamos.

Voy a ser franco con usted querido lector, escribir esta segunda parte ha sido mucho más difícil que escribir la primera. Fue difícil porque mientras lo hacía, me di cuenta de algo muy importante, de algo que olvidé mencionar en la nota anterior, ya que nunca lo había vivido. Me di cuenta que el populismo es muy fácil de usar por que analizar problemas y conectar los puntos que nos lleven a una posible causa es sumamente fácil, pero encontrar sus soluciones reales es muy difícil. Y en esta situación es todavía mas complicado, por que la solución que parece obvia es hablar de armonía, de que “todos somos humanos” y chingaderas como las que escupen en los sermones de la iglesia de la esquina o las que dice tu tío cuando quiere negar que el racismo sigue existiendo: “los negros son los primeros que no se callan del color de su piel, ¿qué no podemos vivir todos en armonía?”. Pero yo no quiero hablar de eso porque se ha repetido tanto que ha perdido su significado y originalidad, y yo lo conozco querido lector y sé que si lo que usted busca es poco significado y poca originalidad usted no estaría con nosotros, usted estaría leyendo un pésimo libro de catecismo de 4to de primaria o viendo alguno de esos TED Talks, que su tía mando al grupo de WhatsApp de su familia, de gente sin ojos y piernas que escaló el Monte Tapachula y se dio cuenta que todos podemos lograr nuestros sueños sin importar nuestras diferencias.

Yo no creo que nada de eso sea verdad. No creo que todos nacimos igual, no creo que si trabajamos todos podemos lograr nuestras metas, ni creo que nuestras diferencias sean tan fáciles de olvidar. Y no crea que esto significa que no creo que todos nos merecemos el mismo respeto, ni las mismas oportunidades. Solo creo que seguir hablando de estos clichés nunca nos va a llevar a nada y que muchas de estas mentiras vienen de los ideales gringos y de un intento de mantener los sistemas del poder vivitos y coleando.

Creo que la solución es la comprensión, que no se confunda con compasión, porque esa cosa tiene unas tendencias católicas de culpa que a nadie le ayudan, la comprensión de la que hablo, es eso que David Foster Wallace llamó: salirnos de la configuración natural por defecto. Esta configuración natural por defecto es eso que nos hace juzgar sin conocer, eso que nos ayuda a odiar porqué sí, eso que nos quita la razón mientras nos hace creer que la tenemos, una de esas cosas a las que les hemos entregado nuestra libertad sin darnos cuenta y lo que nos permite entregarla. También es, probablemente, el alimento preferido del populismo; porque esta configuración nos obliga seguir las narrativas impuestas desde arriba y nos ciega ante sus hoyos que es por dónde brilla la complicadísima luz de la verdad.

Pero bueno, entendiendo esto querido lector ¿Cómo ayuda esto contra el populismo? Pues muy fácil, atacando su fuerte: la simplicidad. Y ¿cómo logramos esto? Dejando atrás la configuración natural por defecto… y antes de seguir poniendo preguntas y respuestas, como si esto fuera canto de entrenamiento bélico, le explico.

Para erradicar la simplicidad de el populismo no podemos dejar que el atacante sea nuestro maestro y dejarnos pensar que los problemas que propone solucionar no existen. Porque detrás de la falsedad del populismo siempre hay una verdad que lo alimenta. El que se une a el populismo no es simplemente un imbécil, o un ignorante; el que ha decidido unirse al populismo es un ser humano que ha puesto su confianza en un movimiento para ver un cambio (o una falta de cambio) que piensa es bueno, aunque las formas de lograrlas sean ilógicas. Pero si nuestra postura es atacarlos y llamarlos ignorantes por eso nos van a atacar, porque aunque tengamos la razón, a nadie le gusta pensar que es un imbécil y que lo han engañado y menos cuando ese que nos engañó es alguien al que le hemos dado algo tan importante como nuestra confianza. A lo que lleva esto, es que una vez que hemos dado tanto nos comenzamos a identificar con el populismo y un ataque al movimiento se vuelve un ataque personal o viceversa y esto es lo que nos lleva a juzgar la reputación de alguien por sus acciones, y empezar a juzgar sus acciones por su reputación, como decía mi compadre Christopher Hitchens.

Y lo único que podemos hacer como antídoto, es ver la complejidad detrás de todo. Sentarnos a pensar en las verdaderas soluciones a lo que el populismo ve como un problema, tratar de dialogar con los que tienen otra posición y tratar de entender de dónde viene. Porque yo le puedo apostar querido lector, que sea la que sea su postura política, usted tiene mucho más en común con su contrincante de lo que piensa y esa es la compasión de la que hablo, esa de poder ver mas allá de la foto de perfil de Facebook o de la mala ortografía, porque cuando lo haga, quizá se de cuenta que ese al que usted llamó “fifi ardido de culo” porque insultó a nuestro Presidente, es simplemente un trabajador en una oficina, que tiene miedo que la bolsa Mexicana de valores haya bajado, porque escuchó a su jefe decir que iba a irse fuera del país y si lo hace perderá su trabajo, y quizá escribió eso porque estaba frustrado y desvelado después de tener que pasar toda la noche, agarrando la mano de su esposa que esta muriendo de cáncer de mama. O quizá usted es el oficinista, y se da cuenta que al que usted llamó “chairo resentido” es un joven que esta emocionado de recibir una beca mensual para poder regresar a la escuela y dejar de trabajar en un taller mecánico para ayudar a mantener su casa después de que unos judiciales corruptos encarcelaron injustamente a su padre solo por estar caminando cerca de donde un escolta de algún diputado Priista atropelló a un peatón; y quizá el también esta desvelado porque su hermana está muriendo de cáncer de mama e igual que tú, se quedo toda la noche agarrando su mano.

Ahora, también los dos pueden ser unos troles insufribles que solo quieren chingar y viven vidas sumamente cómodas, pero el puro hecho de considerar algo más, de poder salirnos de esa configuración natural por defecto que solo nos deja ver lo fácil, es lo que nos va a llevar a la unidad y darnos cuenta de que la única narrativa que nos va a sacar adelante como país, es la de la union como mexicanos.

Y pues me quiero tomar un momento para mandar un mensaje a nuestro nuevo Presidente y decirle que aquí, su querido escritor, no puede más que desearle la mejor suerte y pedirle que nos pruebe a todos los mexicanos que la popularidad que tiene no es simple populismo y que en serio nos traiga ese cambio que tanto nos ha dicho y que todos nosotros llevamos años esperando.

Muchas gracias por su tiempo querido lector, con esto concluimos el tema, pero lo espero la próxima semana para volver a platicar de algo nuevo.

Con Amor,

Su Querido Escritor