Tras haber resultado electo en las votaciones del pasado 1 de julio, Andrés Manuel López Obrador tiene disponibles 150 millones

El actual presidente de México y el presidente electo acordaron que Peña enviará al congreso las reformas que López Obrador ha propuesto para la creación de la nueva SSP

El presidente electo tuvo su segundo encuentro con Enrique Peña Nieto en Palacio Nacional tras las elecciones.

En la reunión se acordó que Peña Nieto enviará al Congreso al inicio de septiembre próximo, las reformas legales para la creación de la Secretaría de Seguridad Pública y la fiscalía general, así como la fiscalía anticorrupción y la fiscalía electoral.

La intención es que estas entren en funciones a partir del 1 de diciembre próximo con el comienzo de la administración de Andrés Manuel López Obrador.

López Obrador declaró a la prensa que sus reformas llegarán al Congreso cuando inicien las labores legislativas, pero no tendrán el carácter de preferentes, sino que tomarán su cauce normal y se tendrán tres meses para que los legisladores las voten.

AMLO aclaró que Enrique Peña Nieto se ha portado muy bien y declaró que le reconoce su buena voluntad para el proceso de transición.

Reafirmó que no utilizará al Estado Mayor Presidencial y que a él lo cuidarán 10 hombres y 10 mujeres que no viajaran armados pero que si estarán preparados para brindarle protección y seguridad para facilitar la logística durante los eventos a los que asista.

En son de chiste, les pidió a los ciudadanos que sean ordenados y que por favor no lo apachurren.

Fue cuestionado sobre el hecho de que se liberó a la exlideresa sindical, Elba Esther Gordillo, el mismo día en que a él le entregaron su constancia de mayoría de votos y declaró que no tiene nada que ver una cosa con la otra y que ya no quiere hablar de esos temas.

Por Braulio Luna