Una start-up privada de China lanza un cohete al espacio

La sociedad china OneSpace lanzó este jueves su primer cohete al espacio, en un contexto de gran desarrollo de la industria espacial privada en China, que espera competir con Estados Unidos.

La ‘start-up’ forma parte de las decenas de empresas chinas que desean imponerse en un mercado espacial mundial muy competitivo.

Este mercado tiene un valor de 339.000 millones de dólares, según Bank of America Merrill Lynch, y está dominado por los estadounidenses SpaceX (del multimillonario Elon Musk) y Blue Origin.

El cohete chino de 9 metros de envergadura despegó de un lugar no precisado en el noroeste de China y alcanzó una altura de 273 km, antes de caer, como estaba previsto, a tierra, indicó OneSpace en un comunicado.

La operación tenía como objetivo recoger varios datos necesarios para la concepción de una serie de cohetes bautizados OS-X.

Cada uno será capaz de colocar en órbita terrestre una carga útil de 100 kg, indicó Chen Jianglan, el portavoz de la empresa. OneSpace espera construir unos 20 cohetes de este tipo antes de que acabe la década.

La firma trabaja igualmente en la concepción de cohetes destinados a lanzar pequeños satélites, un sector en pleno desarrollo.

Estos aparatos, a veces tan pequeños como una caja de zapatos, son utilizados para vigilar los cultivos, la meteorología o lugares donde se han producido catástrofes, según Jonathan McDowell, astrónomo del Centro de astrofísica Harvard-Smithsonian, en Estados Unidos.

Estos pequeños satélites son más baratos y más fácilmente desplegables que las versiones clásicas. Su lanzamiento se ha convertido en un lucrativo mercado, que hoy es dominado por India.

OneSpace afirma haber atraído la atención de varios clientes chinos y extranjeros. “Cierto número de empresas europeas y asiáticas especializadas en satélites han tomado contacto con nosotros para establecer asociaciones estratégicas”, se congratuló el portavoz de la empresa.

China autoriza desde 2014 a las empresas privadas a construir y lanzar sus satélites.
Otra start-up china, iSpace, efectuó el pasado mes su propio test de cohete desde la isla tropical de Hainan, en el sur del país. Prevé disponer de un lanzador capaz de poner satélites en órbita desde junio de 2019.

Por: Ikal Waas
Copyright AFP