El menor fue entregado a su abuela con una costilla fracturada y un pulmón perforado

Las escuelas tanto primarias como kinders son instituciones donde los padres de familias depositan su confianza para cuidar a los menores y hacer de ellos unas personas de bien, pero en algunas ocasiones suelen ocurrir incidentes donde los pequeños salen lastimados.

Un menor de 5 años fue golpeado por sus compañeros cuando se encontraba en su escuela, el jardín de niños “José Juan Ortega”, ubicado en la comunidad de Suchitlán, en el municipio de Comala en Colima, dejándole una costilla rota, daños en la tráquea y una perforación en el pulmón.

De acuerdo con las declaraciones de la abuela del pequeño, cuando acudió al kínder a recoger a su nieto ninguna maestra le informó acerca del incidente, sino fue hasta que el menor comenzó a presentar malestares, como inflamación y dificultades para respirar por lo que fue llevado al Centro de Salud de la comunidad, en donde le indicaron a su familia el estado de salud en el que se encontraba.

Al determinar el estado de salud del menor como grave fue trasladado de emergencia al Hospital Regional Universitario para ser atendido y fue hasta ese momento, cuando el niño comenzó a contar que lo habían tirado y se le aventaron encima, lo que no pudo decir fue cuantos niños, pues no recuerda.

Debido a las lesiones que el menor presento, se le fue colocada una férula en la tráquea, por otra parte, la directora del jardín de niños se negó a dar una entrevista y el secretario de Educación de Colima opinó:

“A mí me quedan tres grandes interrogantes que yo me he puesto a analizar, ¿Cómo un niño con tan severas lesiones, de la tráquea fracturada, las costillas fracturadas, un pulmón perforado, haya podido salir de su plantel por su propio pie?, ¿Cómo es posible que en todo ese trayecto no haya manifestado una queja o dolor, que les haya alertado a las maestras?”

Por: Dome Gómez

Copyright AFP