Megalomanías


El nerviosismo de López Obrador

05 de diciembre de 2017

J. Israel Martínez Macedo

 

 

Vaya nerviosismo que le generó a Andrés Manuel López Obrador no solo la precandidatura de José Antonio Meade Kuribreña por parte del PRI, al parecer, también la manera en la que se está dando es un asunto que ha generado en el tabasqueño la sensación de que una tercera derrota en su obsesión presidencial se avecina para 2018.

Si bien es cierto que para muchos la elección de Meade como quien será el candidato priista a la Presidencia de la República estaba cantada, muy pocos sino es que nadie pudimos advertir a manera en la que está ocurriendo, en donde los grupos disidentes del partido no solo han tenido acercamiento con quien será el abanderado del tricolor sino que también lo han aceptado y manifestado su apoyo.

Incluso después del anuncio de su renuncia y manifestación de buscar la precandidtura del tricolor, más de uno esperaba que viniera algún tipo de dimisión en el partido entre los llamados tecnócratas (grupo en el que se ubica a Meade y Videgaray) y los políticos de la vieja guardia (tipo Osorio Chong y Beltrones) o, al menos, una fractura lo suficientemente visible como para pensar que el primer grupo tendría que ir al proceso electoral sin el apoyo del otro.

Al día de hoy la situación no solo se zanjó entre ambos sino que, además, se logró sumar a la causa tricolor al minoritario pero notable bando disidente que encabezaba la exgobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega, y que amenazaba con ser un dolor de cabeza para la unidad priista; a final de cuentas, algo tuvo Meade que convenció al grupo de sumarse a esta postulación y el pasado domingo 3 de diciembre pudo verse un partido no solo unido sino sólido.

Quizás por esa razón es que López Obrador esté cometiendo tantos errores de nueva cuenta (o sea, como en 2012) saliendo a dar declaraciones improvisadas tratando de presentar alguna propuesta innovadora que le permita ganar adeptos aunque en su intento lo único que consiga es empezar a perderlos… de nuevo.

La historia con el de Macuspana parece repetirse y los fantasmas de 2006 y 2012 se asoman a su ventana; la reciente declaración respecto a que considera dar amnistía a los narcotraficantes ha generado un revuelo innecesario y vuelve a sembrar la duda respecto la credibilidad de quien fuera jefe de gobierno capitalino dado que esta idea no se encuentra plasmada en ningún punto de la propuesta de proyecto de nación que fue presentado apenas el mes pasado.

Los cuestionamientos no se han dejado esperar y el más fuerte hasta el momento ha sido el de Miguel Ángel Mancera a quien, en la búsqueda de la candidatura por parte del Frente Amplio Democrático no le ha temblado la voz para indicar que esta propuesta llevaría al país directamente a un narcoestado.

La propuesta de López Obrador cayó muy mal en el seno de la familia militar, no solo en los soldados sino literal, en sus familias; pero más aún en las de las víctimas de cientos de miles de personas que han muerto o desaparecido en este ambiente generado por la lucha contra una parte de la población que ha optado por este camino, no solo como negocio, sino como modo de vida.

López Obrador se ha equivocado de nuevo en el intento de acallar el estruendo de una candidatura priista que no reventó al partido, como se esperaba, y que no cayó del todo mal en muchos sectores, sino que, por el contrario, le ha dado candidato a muchos panistas que se sentían traicionado por Ricardo Anaya y lo que han denominado “el secuestro del partido blanquiazul”.

No sería extraño ver en estos días una nueva declaración del líder de Morena en la que diga que lo que dijo no fue lo que dijo sino lo que otros (seguramente acusará a la mafia del poder, sea lo que eso sea) quieren que el pueblo (el bendito y siempre inmaculado pueblo) crea… claro, porque en la cabeza del tabasqueño el pueblo es tonto y no se da cuenta de nada; y ahí volverá a tropezar. Lo cierto es que con estas acciones solo hace visible que ahora sí, efectivamente, la candidatura tricolor le empieza a quitar el sueño, y si no, al menos algunos votos que parecía ya haber ganado.

log in

reset password

Back to
log in
Síguenos