Urge poner de pie a Pemex como industria competitiva a nivel mundial, pilar de la economía nacional.


*Entrevista al Dr. Fabio Barbosa: Economista y maestro en historia de México; especialista en industria energética; investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México. Entre sus libros están: Pemex, pasado y futuro; Reforma para el saqueo (Proceso); y El Agotamiento de los Campos Petroleros Gigantes.


A mediados del 2016, Pemex comenzó una cuestionable forma de sociedad con la empresa Farmout Trión, elevando un margen de alto riesgo, en donde Pemex invirtió como “asociado estratégico” alrededor de 11 mil millones de dólares.

Para los expertos como el Dr. Fabio Barbosa, mantener está decisión de inversión en un contexto de bajos precios del petróleo y con la crisis financiera que atraviesa Pemex, significó profundizar la “quiebra” de la petrolera mexicana.

Trión está ubicado en la provincia geológica “Cinturón Plegado Perdido”, muy cerca de donde se encuentran 4 campos a licitar. El pasado 5 de diciembre de 2016, se desarrolló la Licitación 4 para aguas profundas dentro de la Ronda 1.

Después del anuncio anterior, 8 empresas completaron el proceso de precalificación: BHP Billiton Petróleo Operaciones de México; BP Exploration Mexico; Chevron Energía de México; ExxonMobil Exploración y Producción México; Inpex Corporation; Mitsubishi Corporation; Shell Exploración y Extracción de México; y Total E&P México.

En relación con estos hechos vale de nuevo la pena preguntarnos: ¿Trión es rentable para Pemex? De acuerdo con varios expertos en materia de hidrocarburos, no se ha definido qué tan rentable pueda ser la extracción de petróleo en aguas profundas. Más bien para ellos explotar Trión en asociación o solo, no es rentable para Pemex.

Para explotar el campo Trión Pemex puso el 45 % de inversión de capital, estimada en 11 mil millones de dólares; las empresas privadas pondrán el porcentaje restante.

Pemex sólo será un socio pasivo porque el gobierno de Peña Nieto argumenta que no cuenta con la experiencia técnica ni operativa, así como infraestructura. Sin embargo invertir esa cantidad de dinero en un proyecto que no tiene reservas probadas, altamente especulativo y de altísimo riesgo tecnológico, financiero y ambiental, además en un contexto de bajos precios del petróleo y con la crisis financiera que tiene Pemex, es condenar a la empresa productiva del Estado a la quiebra.

Pemex es líder en aguas someras, con costos competitivos en la industria internacional petrolera, 80 años de experiencia explorando y extrayendo petróleo en nuestro país lo constatan, comenta el Dr. Barbosa.

Pemex, en lugar de asociarse con empresas privadas en aguas profundas debería de invertir en los proyectos de aguas someras que el gobierno mexicano está cediendo al capital privado donde ya tiene inversiones realizadas, las cuales se pagaron con el erario público nacional, así como invertir en infraestructura para reactivar la industria de valor agregado, que deliberadamente ha sido cancelada para convertir a México en un país netamente exportador de petróleo.

Para los expertos en economía, la clase trabajadora debe exigir la cancelación de la entrega de los recursos petroleros mexicanos que pertenecen a la nación, a través de las Rondas petroleras, así como recuperar y poner de pie a Pemex como industria competitiva a nivel mundial, que durante décadas ha sido el pilar de la economía mexicana.

Por: Luz del Alba Belasko.

[hr style=”striped”]