La importancia de votar


12 de octubre de 2017


 

Al día de hoy la gente de Cataluña simplemente no puede dar una respuesta clara cuando se le pregunta si todavía son españoles o ya no o como haría Carlos Puidgemont: sí pero no. Lo cierto es que toda esta confusión y todo este desconcierto, tiene responsables y aunque estemos acostumbrados a culpar a los gobernantes, en este caso (y otros) hay que reconocer que la culpa recae en los ciudadanos.

Vayamos al día del referéndum ¿qué habría pasado si en lugar de intentar impedirlo el gobierno español hace un llamado a todos esos catalanes que salieron a las calles tras el anuncio del rey Felipe VI y les dice que vayan a votar por mantenerse como parte de España en una jornada totalmente cívica y democrática con representantes de ambas partes en todas las casillas?

Quizás el resultado no le hubiese favorecido al antiseparatismo pero habría conseguido dejar en claro que el deseo de una República Catalana no es tan unánime como parece o en una de esas resulta que sí hay más catalanes que quieren seguir siendo también españoles pero que no se habían animado a decirlo por el radicalismo de los otros.

En fin, que una votación más cuantiosa daría elementos para tener una noción más clara de lo que realmente la gente quiere. Analizando las cosas con total frialdad, aún los catalanes separatistas deben reconocer que un referéndum realizado en las condiciones en que se realizó el 1-O no es muy confiable que digamos, de igual forma que no lo sería si el gobierno central español lo hubiese realizado sin representantes de la contraparte en cada casilla, entre otras situaciones que ocurrieron.

Desde mi muy particular punto de vista el pueblo Catalán debe tener el derecho a decidir libremente si desean o no mantenerse como parte de España (no es gratuito que se les reconozca autonomía de gobierno y otras características que los identifican como pueblo y nación) pero cuando me refiero a esa posibilidad habló de que no debe ejercerse la violencia de ninguna de las partes como ha ocurrido el 1-O donde ambos bandos violentaron los derechos de todos por igual (en eso sí hubo unidad).

Es un poco lo que testimoniamos en Gran Bretaña con el Brexit, las encuestas decían que nadie lo quería pero a la postre resultó que ganó el sí a la decisión de salirse de la Unión Europea porque los que estaban en contra simplemente no participaron de la decisión, no votaron.

Grandes lecciones debemos hay en todo esto, sobre todo para un país como el nuestro que gusta de las divisiones e intolerancias, principalmente, en tipos electorales. Por ejemplo: hay que votar, si no votamos, al día siguiente nos podemos arrepentir del resultado y entonces marcharemos por las calles (como los antiseparatistas catalanes o los jóvenes británicos antibrexit) porque, aunque no nos importó, pues no es lo que queríamos.

Como país necesitamos entender que hay que participar e informarnos sobre lo que está pasando, los pros y contras de una opción y de la otra, porque 2018 está a la vuelta de la esquina y en menos de lo que nos demos cuenta tendremos que decidir por los siguientes senadores, diputados y Presidente, quienes serán los que nos lleven por algún rumbo los siguientes seis años; nadie nos podrá negar nuestro derecho a quejarnos pero lo ciertos que oportunidad la tuvimos pero no la aprovechamos, informarse y votar es la misión que tenemos por delante.

Megalomanías


Escuelas cerradas, microeconomías en riesgo

(más…)

log in

reset password

Back to
log in
Síguenos