Reconocen el valor cultural del Amaranto mexicano

“Desde la época prehispánica y hasta nuestros días, la semilla del Amaranto ha sido uno de los alimentos que ha dado identidad a México, en particular al pueblo de Santiago Tulyehualco.”

Como reconocimiento a dicho cultivo y tradición, durante la clausura de la tercera Fiesta de las Culturas Indígenas, Pueblos y Barrios Originarios que se realizó en el Zócalo capitalino, se hizo la formal Declaratoria como Patrimonio Cultural Intangible de la Ciudad de México a la “Alegría” de Tulyehualco.

Huautli, es el termino náhuatl con el que se conocía a la planta y semilla del Amaranto (Amaranthus spp.), que hoy también se conoce como “Alegría”, en forma de la nutritiva golosina. En el pasado fue una semilla perseguida por los españoles, ya que era usada en las ceremonias religiosas, por lo que casi se erradicó su cultivo y consumo durante el virreinato y debido al proceso de evangelización.

Hoy día, la semilla de Amaranto se puede encontrar en dulces, palanquetas, pepitorias, bombones, pan, tamales y atole, entre muchas otras formas de consumirla. Entre sus propiedades nutritivas se tiene que es fuente rica en proteínas, contiene aminoácidos esenciales, ácidos grasos omega, ácido ascórbico, calcio y magnesio.

La tradición y la memoria de la dulce actividad artesanal de la “Alegría” de Amaranto, que ha pasado de generación en generación, de padres a hijos, es el sustento de muchas familias de la comunidad de Tulyehualco, Xochimilco.

“Lo que se declara no sólo es la semilla, sino que se declara toda la cultura y la memoria histórica, que está detrás de su cultivo. Todos los saberes que se conservan para haber trasformado el Amaranto en un dulce exquisito”.[hr style=”striped”]

Con información de: Notimex.