frenar

Personas de todas las edades se concentraron en la actividad para frenar las actividades ilícitas, algunos fueron con arbolitos para reforestar.

Desde niños hasta adultos mayores, decenas de pobladores de diversas localidades de Ocuilan, al sur del Estado de México, formaron una cadena humana para exigir a las autoridades estatales y federales frenar la tala clandestina que se registra desde hace años en los bosques del municipio.

La principal queja fue que desde hace años a través de oficios, con reuniones o pláticas, han conminado a responsables de diferentes dependencias a que paren las actividades ilegales y no han hecho nada ni han diseñado las estrategias para atender sus reclamos.

Recriminaron que la tala inmoderada de árboles y el aprovechamiento de los recursos naturales de forma ilegal por parte de pobladores de comunidades como Santa Martha o Santa Lucía, ha ocasionado que a últimas fechas haya aumentado la temperatura en la zona o que las lluvias no lleguen en las fechas esperadas y con ello no puedan subsistir de la siembra, una de las actividades a la que mayormente se dedican en la localidad.

Resaltaron que incluso los pobladores de las comunidades que talan pagan a los policías estatales para que permitan el paso de camiones cargados de madera ilícita por las carreteras sin que los detengan.

Dalila R. Franco