En su debut en el torneo mexicano, el cuadro de Ricardo La Volpe cayó ante los Gallos Blancos, equipo que está buscando el “no descenso”

Una vez más, los Diablos Rojos quedaron mal con su afición tras ser evidenciados por los Gallos del Querétaro que los vencieron 2-0 en la jornada 1 del Torneo Apertura 2019, en partido celebrado en el estadio Nemesio Díez Riega.

En su momento, Ricardo La Volpe dijo que necesitaba un defensa para afianzar al equipo y eso es un hecho, pues esta tarde la zaga escarlata dejó mucho que desear, cometiendo errores de “primaria” que dieron oportunidad para que los refuerzos de Querétaro hicieran daño a la escuadra que defendió Alfredo Talavera.

Los rojos están ávidos de triunfos y buscan su onceava estrella pero con estas actuaciones, ante un equipo de bajo perfil que apenas aspira a no descender, será complicado que consigan sus objetivos.

El marcador se abrió hasta la segunda mitad, fue a través del colombiano Fabián Castillo a los 65’ minutos, en una jugada donde tomó el balón por la banda izquierda, le hizo un drible a Rodrigo Salinas y desde afuera del área prendió el balón con potencia para colocarlo en el ángulo izquierdo.

Los escarlatas se vieron desorientados y en lugar de conseguir el empate, sus distracciones ocasionaron una diana más de los queretanos. Al 71’ se gestó una jugada similar cuando el colombiano bajó el balón, y ante la llegada de Jesús Escoboza se le cedió. El mediocampista mexicano definió el 2-0 ante la salida del arquero Talavera que nada pudo hacer para evitar la debacle de su puerta.

Al concluir el juego, jugadores y cuerpo técnico se vieron molestos en los pasillos del estadio, pues caer ante un rival como Querétaro no estaba presupuestado y menos cuando están en busca de un título y se estar al nivel de grandes de México como América, Tigres o Monterrey.

Por JR