Contáctenos

Destacada

Enfermera denuncia negligencia en pacientes de minorías

Publicada

en

Nicole Sirotek reveló que varios enfermos de COVID-19 están muriendo no por complicaciones de la enfermedad, sino por tratamientos incorrectos y presunta negligencia.

Una enfermera del estado de Nevada, quien se trasladó a Nueva York para apoyar la emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus, denunció a través de un vídeo lo que está sucediendo en la zona de Estados Unidos más golpeada por la pandemia, ante las muertes, que según denuncia, no solo son por el virus, sino por falta de tratamiento e incluso negligencia.

“Sé que no todo el mundo va a sobrevivir, no soy tan inocente. Sé que vamos a tener muchas víctimas. Pero esta gente no está muriendo por coronavirus (…) Te estoy diciendo literalmente que están asesinando a estas personas. Y nadie me escucha”, aseguró Nicole Sirotek, quien trabajó hasta hace pocos días en el hospital Elmhurst, de Queens, una de las zonas más afectadas de la métropoli.

En un vídeo de 24 minutos, Nicole detalló varios ejemplos que aseguró haber presenciado en los que se aplicaron tratamientos que acabaron matando a los pacientes, como intubaciones incorrectas o desfibrilaciones en momentos no apropiados.

A su vez afirmó que ha reclamado por la situación, sin embargo, sus quejas no han sido escuchadas.

“A nadie le importa porque todos son minorías y nosotros estamos en el maldito “barrio” y eso no está bien. Crecí muy pobre y sé lo que es ser completamente olvidado y que nadie te defienda”, lamentó.

En Queens, una desproporcionada cantidad de los contagiados son afroamericanos y latinos, en su mayoría trabajadores esenciales que no tenían opción de quedarse en casa.

Hasta el momento, las autoridades del hospital Elmhurst no han respondido sobre las acusaciones realizadas, mientras que medios locales aseguraron que no ha sido posible el contacto con ella.

Redacción: Marcela Chavarría.

Información: El tiempo, Infobae e Internacional.

Destacada

Autopsias a pacientes fallecidos por Covid-19 desconciertan a científicos

Publicada

en

Le sorprendieron los paralelos: “Covid-19 y el dengue suenan muy diferentes, pero las células involucradas son similares”.

Cuando la patóloga Amy Rapkiewicz comenzó el sombrío proceso de abrir a los muertos por coronavirus para saber cómo se torcieron sus cuerpos, encontró daños en los pulmones, los riñones y el hígado, de acuerdo con lo que los médicos habían informado durante meses. Pero algo estaba mal.

Rapkiewicz, quien dirige las autopsias en NYU Langone Health, notó que algunos órganos tenían demasiados tipos especiales de células que rara vez se encuentran en esos lugares. Nunca había visto eso antes, pero parecía vagamente familiar. Ella corrió a sus libros de historia y, en un momento de suerte, encontró una referencia al informe de 1960 sobre un paciente con dengue.

El dengue, una enfermedad tropical transmitida por mosquitos, parecía destruir estas células, que producen plaquetas, lo que lleva a un sangrado incontrolado. El nuevo coronavirus parecía amplificar su efecto, causando una coagulación peligrosa.

Le sorprendieron los paralelos: “Covid-19 y el dengue suenan muy diferentes, pero las células involucradas son similares”.

Las autopsias han sido durante mucho tiempo una fuente de avances en la comprensión de nuevas enfermedades, desde el VIH/SIDA y el Ébola, hasta la fiebre de Lassa, y la comunidad médica cuenta con que hagan lo mismo para Covid-19, la enfermedad causada por el coronavirus. Con una vacuna probablemente a muchos meses de distancia, incluso en los escenarios más optimistas, las autopsias se están convirtiendo en una fuente crítica de información para la investigación de posibles tratamientos.

Una de las primeras investigaciones estadounidenses que se hizo pública, el 10 de abril, fue de Nueva Orleans. El paciente era un hombre de 44 años que había sido tratado en LSU Health. Richard Vander Heide recuerda haber cortado el pulmón y descubrir lo que probablemente eran cientos o miles de microcoágulos.

“Nunca olvidaré el día”, recordó Vander Heide, quien ha estado realizando autopsias desde 1994. “Le dije al residente: Esto es muy inusual. Nunca había visto algo así”.

Pero cuando pasó al siguiente paciente y al siguiente, Vander Heide vio el mismo patrón. Estaba tan alarmado, dijo, que compartió el documento en línea antes de enviarlo a una revista para que los médicos pudieran utilizar la información de inmediato. Los hallazgos causaron revuelo en muchos hospitales e influyeron en algunos médicos para comenzar a administrar anticoagulantes a todos los pacientes con Covid-19. Ahora es una práctica común. La versión final revisada por pares con 10 pacientes se publicó posteriormente en The Lancet, en mayo.

Más recientemente, un estudio realizado el mes pasado en eClinicalMedicine, encontró una coagulación anormal en el corazón, los riñones, el hígado y los pulmones de siete pacientes, lo que llevó a los autores a sugerir que esta puede ser una de las principales causas de la insuficiencia de múltiples órganos en pacientes con Covid-19.

El siguiente órgano estudiado de cerca fue el corazón. Uno de los primeros informes más aterradores sobre el coronavirus de China fue que un porcentaje significativo de pacientes hospitalizados, hasta un 20 a 30 por ciento, parecía tener un problema cardíaco conocido como miocarditis, que podría provocar la muerte súbita. Implica el engrosamiento del músculo del corazón para que ya no pueda bombear de manera eficiente.

La miocarditis clásica suele ser fácil de identificar en las autopsias, dicen los patólogos. La condición ocurre cuando el cuerpo percibe que el tejido es extraño y lo ataca. En esa situación, habría grandes zonas muertas en el corazón, y las células musculares conocidas como miocitos estarían rodeadas de células que combaten las infecciones conocidas como linfocitos. Pero en las muestras de autopsia tomadas hasta ahora, los miocitos muertos no estaban rodeados de linfocitos, lo que dejó a los investigadores rascándose la cabeza.

Rapkiewicz, de la NYU, que estudió siete corazones, se desconcertó por la abundancia de una célula rara llamada megacariocitos en el corazón. Los megacariocitos, que producen plaquetas que controlan la coagulación, generalmente existen sólo en la médula ósea y los pulmones. Cuando regresó a las muestras de pulmón de los pacientes con coronavirus, descubrió que esas células también eran demasiado abundantes allí.

“No podía recordar un caso antes de que viéramos esto”, dijo. “Fue notable que estuvieran en el corazón”.

Dijo que un par de pacientes en los que realizó autopsias habían sufrido un paro cardíaco en el hospital, pero cuando los examinó, el daño primario estaba en los pulmones, no en el corazón.

De todas las manifestaciones de los nuevos coronavirus, su impacto en el cerebro ha sido uno de los más molestos. Los pacientes han informado una gran cantidad de deficiencias neurológicas que incluyen una capacidad reducida para oler o saborear, estado mental alterado, accidente cerebrovascular, convulsiones, incluso delirio.

Un estudio temprano de China, publicado en el British Medical Journal en marzo, encontró que el 22 por ciento de los 113 pacientes habían experimentado problemas neurológicos que iban desde somnolencia excesiva hasta coma, condiciones típicamente agrupadas como trastornos de la conciencia.

En junio, los investigadores en Francia informaron que el 84 por ciento de los pacientes en cuidados intensivos tenían problemas neurológicos, y un tercio estaba confundido o desorientado al momento de ser dados de alta. También el mes pasado, en el Reino Unido descubrieron que 57 de 125 pacientes con coronavirus con un nuevo diagnóstico neurológico o psiquiátrico habían sufrido un accidente cerebrovascular debido a un coágulo de sangre en el cerebro, y 39 tenían un estado mental alterado.

Sobre la base de dichos datos e informes anecdóticos, Isaac Solomon, neuropatólogo del Hospital Brigham and Women de Boston, se propuso investigar sistemáticamente dónde podría estar incrustando el virus en el cerebro. Realizó autopsias de 18 muertes consecutivas, tomando secciones de áreas clave: la corteza cerebral (la materia gris responsable del procesamiento de la información), el tálamo (modula las entradas sensoriales), los ganglios basales (responsables del control motor) y otros. Cada uno estaba dividido en una cuadrícula tridimensional. Se tomaron diez secciones de cada una y se estudiaron.

Encontró fragmentos de virus en sólo algunas áreas, y no estaba claro si eran restos muertos o virus activos cuando el paciente falleció. Solo había pequeños focos de inflamación. Pero hubo grandes franjas de daños debido a la falta de oxígeno. Ya sea que los fallecidos fueran pacientes de cuidados intensivos de largo tiempo o personas que murieron repentinamente, dijo Solomon, el patrón era inquietantemente similar.

“Estábamos muy sorprendidos”, dijo.

Cuando el cerebro no recibe suficiente oxígeno, las neuronas individuales mueren y esa muerte es permanente. Hasta cierto punto, el cerebro de las personas puede compensar, pero en algún momento el daño es tan extenso que las diferentes funciones comienzan a degradarse.

A nivel práctico, Solomon dijo que si el virus no ingresa al cerebro en grandes cantidades, eso ayuda con el desarrollo de fármacos porque el tratamiento se vuelve más complicado cuando es generalizado, por ejemplo, en algunos pacientes con el Nilo Occidental o el VIH. Otra conclusión es que los hallazgos subrayan la importancia de que las personas reciban oxígeno suplementario rápidamente para evitar daños irreversibles.

Solomon, cuyo trabajo fue publicado como una carta del 12 de junio en el New England Journal of Medicine, dijo que los hallazgos sugieren que el daño había estado ocurriendo durante un período más largo, lo que lo hace preguntarse sobre el efecto del virus en las personas que están menos enfermas. “La gran pregunta persistente es qué pasa con las personas que sobreviven a los coágulos”, dijo. “¿Hay un efecto persistente en el cerebro?”.

Rapkiewicz dijo que es demasiado pronto para saber si el nuevo lote de hallazgos de la autopsia puede traducirse en cambios de tratamiento, pero la información ha abierto nuevos caminos para explorar. Una de sus primeras llamadas después de notar las células productoras de plaquetas inusuales fue a Jeffrey Berger, un especialista cardíaco en NYU que dirige un laboratorio financiado por los Institutos Nacionales de Salud que se enfoca en las plaquetas.

Berger dijo que las autopsias sugieren que los medicamentos antiplaquetarios, además de los anticoagulantes, pueden ser útiles para detener los efectos de Covid-19.

“Es sólo una pieza de un gran rompecabezas, y tenemos mucho más que aprender”, dijo. “Pero si podemos prevenir complicaciones significativas y si más pacientes pueden sobrevivir a la infección, eso lo cambia todo”.

Información Agencias, Univesal, Excélsior

Qs

Seguir Leyendo

Análisis Qs

LETRAS DE JUAN GABRIEL: México Libre, el contrapeso inmediato para el BOA

Publicada

en

· México Libre, el contrapeso inmediato para el BOA.
· Ya viene “Calza” para aminorar efectos del PRI-AN.
· Alejandra del Moral Vela y el “discurso chimoltrufio”.
· Manuel Palma saca las papas de la lumbre en COVID-19.

Ya es un hecho que el nuevo partido que encabezan el ex presidente, Felipe Calderón y su esposa, Margarita Zavala, recibirá el registro por parte del Instituto Nacional Electoral (INE) en las próximas semanas, lo cual modificará el entorno político del país y por supuesto, del Estado de México.

No es difícil sostener que el tiro político de México Libre va –con más razón ahora- dedicado al pretendido Bloque Amplio Opositor (BOA) que los dirigentes del PAN y PRI soltaron esta semana con el amago de llevarlo a las urnas del 2021. Dicen que para que la cuña apriete tiene que ser del mismo palo… Para un BOA una “calza” (Calderón-Zavala).

A propósito del proyecto de Calderón y Zavala, ayer tuve una plática con quienes serán el Presidente y la Secretaria General de México Libre en el Estado de México: Juan Pablo Salazar y Elisa Quijada, de los personajes más cercanos a la ex pareja presidencial.

En la charla virtual Salazar y Quijada destacaron cinco aspectos básicos.

1.- Que de los 317 mil afiliados que tienen en el país, 40 mil son del Estado de México.
2.- Que no es su afán desfondar al PAN, pero admiten que el calderonismo aún permea en el PAN y no le cerrarán la puerta a todo aquel que se quiera sumar a México Libre.
3.- Van por impulsar a candidatos eminentemente ciudadanos para planillas de ayuntamientos y fórmulas de diputados locales y federales del Estado de México.
4.- Que la honestidad será el principal requisito para ingresar al partido de Felipe Calderón y Margarita Zavala.
5.- Que aún no se define en sus documentos básicos si abrirán espacios a líderes sociales que abanderen causas como la legalización al aborto y los matrimonios igualitarios (Bodas Gay); según, por ahora el partido está abierto a todos.

No debemos ningunear a México Libre, que al menos en el Estado de México tiene una representación derivada de la actividad política que en su momento aplicó como presidente Felipe Calderón y después, como candidata presidencial, logró mantener Margarita Zavala. Esto preocupa a muchos, especialmente a los panistas.

CANCIÓN, DICHO O REFRÁN
Como digo una cosa, digo otra…
La semana antepasada, cuando Morena, PT y Partido Verde anunciaron la alianza legislativa para defender e impulsar el proyecto del presidente, Andrés Manuel López Obrador (lo cual fue interpretado como un adelanto de la alianza electoral del 2021), la presidente estatal del PRI, Alejandra del Moral, criticó en Twitter al terno siguiente: “No por mucho madrugar amanece más temprano. Hoy es tiempo de cerrar filas, para atender la pandemia y el desempleo. No es tiempo de lucimiento partidista. Con más de 19 mil muertos y 150 mil contagiados en México, los mexicanos esperan garantías de salud y empleo, no arreglos partidistas”. Sin embargo, el martes pasado y en Facebook apuntó, a propósito de la eventual alianza PRI-AN: “En política, la unión hace la fuerza. Las alianzas son importantes y deben ser valoradas en su tiempo. El #PRI impulsará alianzas programáticas en municipios y en distritos de acuerdo al sentir popular. Para #2021, las posibilidades están en la mesa”. O sea, ¿allá son malditas y aquí benditas?

Desactiva bomba de tiempo…
En el recuento de los daños pocos funcionarios públicos de los diversos órdenes de gobierno podrán presumir logros en materia de contención o mínimo impacto de la pandemia del COVID-19. El SARS-Cov-2 está pegando por igual y dudo que alguna dependencia federal, estatal o municipal pueda reportar saldo blanco de contagios y -lamentablemente- de muertes. Por supuesto que hay sectores de la administración que están más expuestos y en situación de riesgo, como el caso del sistema penitenciario. Llama la atención que después de las alarmas que se prendieron en la cárcel de Ecatepec, donde se registraron los primeros casos de coronavirus; después en Chalco donde hubo una falsa alarma que detonó en irrupción innecesaria por parte de familiares de los presos; y posteriormente en el Almoloya de Juárez, con la muerte de Guadalupe Buendía, alias La Loba, la reacción fue debidamente inmediata y eficiente. Para el nivel de sobrepoblación penitenciaria que se tiene en los 22 penales, con más de 31 mil personas privadas de su libertad, la pandemia sigue siendo una bomba de tiempo que -hasta ahora- ha sido contenida. Aplicar los protocolos internacionales de seguridad y las medidas máximas de higiene entre la población carcelaria no es un tema sencillo. Aquí bien vale la pena reconocerle el trabajo al subsecretario de Control Penitenciario, Manuel Palma Rangel, que se ha tenido que arriesgar al doble para frenar los latentes brotes de COVID-19 en un sector altamente vulnerable, tanto para los internos y custodios, como para las familias de ambos. No admitir el esfuerzo también sería inhumano.

Seguir Leyendo

Destacada

Accidente en mina de Birmania deja 113 muertos

Publicada

en

Hasta el momento solo se han recuperado 26 cadáveres

 

Un desprendimiento en un mina de jade al norte de Birmania (Myanmar), dejó sepultados a un grupo de mineros este jueves,  se sabe que serían al menos 113 los muertos, aunque solo se han recuperado 26 cadáveres.

El suceso ocurrió a las 8 horas local, cuando los mineros estaban extrayendo jade de las laderas excavadas en una mina de Hpakant, una remota localidad situada en el estado Kachin, son cinco las parcelas abandonadas donde buscadores ocasionales trabajan de manera precaria.

Hiete Ko, un vecino local de 38 años, indicó a Efe por teléfono que ha visto al menos un centenar de cadáveres en el lugar, aunque esto no ha sido confirmado oficialmente.

Los accidentes en este tipo de yacimientos son habituales en el país. En abril del año pasado, al menos 54 personas murieron a causa de un corrimiento de tierras en otra mina de Hpakant, localizada a unos 800 kilómetros al norte de la capital, Naipyidó.

La ONG Global Witness denunció en 2015 la precaria situación en la que trabajan los buscadores de jade en unos yacimientos que, entre otros grupos, explotan organizaciones guerrilleras, señores de la guerra, narcotraficantes y militares.

Birmania es el mayor productor mundial de jadeíta, una preciada variedad de jade que se extrae principalmente en las montañas de Kachi

 

 

Con información de Televisa, infobae, EFE, TA

Seguir Leyendo
.
.

Estado de México