Los principales agresores son padres de familia, hermanos, abuelos y gente cercana a los menores

 

Cristel Yunuén Pozas Serrano, Procuradora de Protección a niñas, niños y adolescentes del DIF Estado de México informó que tan sólo en 2018 la dependencia recibió 15 mil denuncias y reportes de violencia cometida en contra de este sector de la población y, en el primer trimestre de 2019 se han registrado mil casos.

La funcionaria explicó que las víctimas van desde los cero hasta los 18 años de edad, quienes sufren lesiones que van desde quemaduras provocadas con cigarro o con la plancha para la ropa, patadas, rasguños, jalones de cabello, entre otros.

“Es urgente hacer conciencia social, es urgente que los papás entiendan que las niñas, niños y adolescentes son personas con derechos, que no son cosas que podamos maltratar”, dijo.

Agregó que, en el Estado de México, desafortunadamente el 90 por ciento de los agresores se encuentran en el círculo cercano a los menores, es decir, sus padres, padrastro, madrastra, hermanos, abuela o abuelo.

Finalmente indicó que los municipios en los que se presenta la mayor incidencia de maltrato infantil son los de Toluca, Nezahualcóyotl y Ecatepec, mismos que coinciden con mayores hechos delictivos; en tanto, en municipios del Valle de México y del sur de la entidad se registran más casos de violencia sexual.

Por: Erick González