Acusan racismo de la cafetería, es el segundo caso en un mes

Es conocido por distintos videos en Internet que los baristas de Starbucks acostumbran escribir mal el nombre de los clientes para que estos fotografíen sus vasos y lo suban a sus redes sociales como estrategia de publicidad; sin embargo, en esta ocasión las cosas salieron muy mal.

En la sucursal de La Cañada Flintridge, California, un usuario de origen latino dio su nombre “Peter” a la empleada que lo atendía, su sorpresa fue mayor cuando al recibir su vaso este decía: “Beaner” (frijolero, una palabra considerada insulto a la comunidad latina en Estados Unidos).

El hecho trascendió a los medios locales que denunciaron el hecho por lo que Starbucks respondió a través de un comunicado en el que dijo que el incidente “no es indicativo del tipo de experiencias que queremos que tengan nuestros clientes cuando ingresen a nuestras tiendas.

“Nos hemos disculpado con el cliente directamente y estamos trabajando para hacer las cosas bien”, señaló la empresa.

El incidente ocurre un mes después de que en una cafetería de la marca un par de hombres de raza negra fueran esposados y detenidos por la policía luego de que un empleado llamara a las autoridades nervioso porque llevaban en el establecimiento mucho tiempo sin ordenar nada.

La empresa habría cerrado por un día completo todos sus establecimientos para capacitar a sus empleados en materia de discriminación para evitar que estas situaciones ocurrieran aunque al parecer no fue lo suficientemente amplia.

Starbucks aún no ha anunciado cuáles serán las medidas que tomará por este nuevo incidente en que la empresa es acusada de racismo en Estados Unidos.

Por Juan Ortuño