El secretario general de Gobierno mexiquense, Alejandro Ozuna, señaló que la seguridad es un tema que compete a todos los sectores, incluida la Iglesia.

 

El secretario general de Gobierno del Estado de México, Alejandro Ozuna Rivero, señaló que una de las causas de la comisión de delitos en la entidad obedece, entre otras razones, a la desintegración familiar, por lo cual llamó a hacer un frente común que incluya a todos los sectores de la población, entre ellos la iglesia.

Durante el nombramiento de José Antonio Fernández Hurtado como arzobispo de la Diócesis de Tlalnepantla, consideró que existe preocupación general por el tema de la inseguridad, por lo que debe existir una relación estrecha en el núcleo familiar, de lo contrario dijo, las problemáticas se potencializan y generan condiciones adversas. Consideró que la iglesia puede coadyuvar a mejorar el entorno, pues dijo, contribuye a la integración familiar.

“Al final de cuentas la inseguridad y todos los temas de quienes delinquen son parte de una estructura familiar; todos somos parte de una familia, provenimos de una familia. Entonces en la medida que estás en una familia en desintegro y quede vulnerada, entonces la estructuras sociales se resquebrajan y generan condiciones de inseguridad.

Finalmente indicó que la relación entre Gobierno e iglesia es respetuosa y cercana, así como con las 11 Diócesis del Estado de México y los 15 obispos.

Karina Villanueva