Arrestado en la CDMX el 23 de enero y desaparecido desde entonces

Por: Redacción QS Noticias

 

La seguridad en nuestro país sigue empeorando cada vez más, como si no fuera suficiente tener que preocuparnos porque no nos ataque un grupo criminal, como para que también nos tengamos que proteger de los que supuestamente nos protegen.

 

El caso de Marco Antonio Sánchez, un joven de 17 años, estudiante de la preparatoria 8 de la UNAM, fue golpeado y esposado el pasado 23 de enero por un grupo de policías por un supuesto robo del que nadie fue testigo.

 

Lo misterioso de este caso es que el joven nunca llegó a la estación de policía, lo que causó indignación en las redes sociales y presión a las autoridades por parte de la gente utilizando el hashtag #DóndeEstáMarcoAntonio.

 

Según los reportes de la Procuraduría General de Justicia de la CDMX lo subieron a la patrulla y al no encontrar al denunciante lo dejaron en libertad.

 

Los policías responsables de este hecho se encuentran en custodia desde el 25 de enero.

 

El sábado por la noche apareció de manera sospechosa en Tlalnepantla, en donde varios reportes de su avistamiento forzaron a las autoridades a localizarlo y llevarlo a la estación de policía del lugar.

 

Los padres de Marco Antonio fueron al Centro de Justicia de Tlalnepantla donde les fue presentado y revisado por un médico legista para después declarar ante el juez.

 

Tanta es la molestia de las personas que en la preparatoria 8 de la UNAM, los alumnos se juntaron para hacer un paro de 24 horas para exigir justicia para su compañero.

 

Este no es un caso aislado, habitantes de Tlalnepantla han reportado casos así, y como las autoridades no prestan atención al tema, los vecinos se juntan para protegerse entre ellos, todo debido a que los policías en vez de ayudar terminan siendo peores que los criminales.